PUYOL-ABOGADOS BLOG

LA TRANSPARENCIA EN EL USO DE LOS NUEVOS CANALES DE COMUNICACIÓN

Oct
09

Hoy en día constituye una nueva preocupación para los empresarios, y especialmente al ámbito comercial de las empresas buscar nuevos canales y novedosas formas de dirigirse de una manera más directa, sencilla y eficaz a los clientes.

En la mayoría de los casos, el conocer de una manera más profunda quienes son nuestros clientes, que opinan sobre nuestros productos, y como impactan los mismos en la voluntad del consumidor.

Consiguientemente con ello, el estudio del comportamiento del consumidor muestra investigar los procesos por los cuales el mismo procede a buscar, comprar, utilizar, evaluar y desechar los productos y servicios que, considera, satisfarán en cada momento sus necesidades. El comportamiento del consumidor, por tanto, se muestra como una disciplina del Marketing dirigida a la forma en que los individuos toman decisiones para disponer de sus recursos disponibles (tiempo, dinero y esfuerzo) en artículos relacionados con el consumo.

Conocer el mercado, y, por tanto, tomar conciencia del comportamiento de los consumidores significa algo más que reconocerlo. Significa haber buceado en lo profundo de sus esencias y ser capaces de sintetizar y de analizar: su estructura, sus características y sus condicionantes, en el sentido de mejorar las decisiones de Marketing que le afectan.

Y significa, sobre todo, controlar los esquemas de su funcionamiento y las bases sobre las que se asienta el comportamiento de sus instituciones. Porque conociendo este comportamiento, estaremos en disposición de aplicar las técnicas y las herramientas que la ciencia del Marketing pone a nuestra disposición, para encontrar elementos multiplicadores y sinérgicos a favor recíproco de los Clientes y de las empresas.

En esta nueva perspectiva, juega un papel decisivo, tal como antes se apuntó, los canales de comunicación con el cliente, entre ellos WhatsApp, los SmS, internet el correo electrónico, y sobre todo el teléfono móvil

WhatsApp es una aplicación de mensajería instantánea para teléfonos inteligentes, que envía y recibe mensajes mediante Internet, complementando servicios de correo electrónico, mensajería instantánea, servicio de mensajes cortos o sistema de mensajería multimedia.

“WhatsApp”’ constituye un juego de palabras entre la frase en inglés “What’s up?” utilizada en lenguaje coloquial a modo de saludo (“¿Qué tal?” o “¿Cómo va?”’) y el diminutivo app de la palabra inglesa application (“aplicación”, utilizada en este caso como programa informático para teléfonos móviles). El nombre completo de esta aplicación para teléfonos móviles es WhatsApp Messenger.

El SMS constituye un servicio de mensajes cortos o servicio de mensajes simples, más conocido como SMS por las siglas del inglés: Short Message Service, y que constituye un servicio disponible en los teléfonos móviles, que permite el envío de mensajes cortos, conocidos como mensajes de texto entre teléfonos móviles.

El correo electrónico también conocido como e-mail, un término también de origen anglosajón conocido como “electronic mail”, constituye un servicio de intercambio de mensajes a través de sistemas de comunicación electrónicos.

Estos sistemas de comunicación, y otros muchos con gran arraigo social entre los consumidores, siempre terminan haciendo referencia a datos de carácter personal, protegidos por el régimen jurídico de la protección de datos. Siempre hay un número de teléfono móvil titularidad de una persona, cuyo consentimiento permite su utilización, al igual que sucede con WhatsApp, y los SMS. Un tanto de lo mismo sucede con los correos electrónicos, donde se hace preciso disponer del consentimiento para poder utilizar la dirección electrónica de cualquier persona.

Ello lleva a la reflexión de la necesidad de que, en aras de potenciar la confianza y la transparencia en la utilización de datos personales, se cuente con el consentimiento del ciudadano como titular de los mismos, y si desde una perspectiva comercial se pretende abrir el abanico de la utilización de estos nuevos canales de comunicación, es necesario hacérselo saber el aviso legal del soporte documental o electrónico donde se esté recabando los datos de un determinado titular.

En este sentido, difícilmente se puede dar cumplimiento a las exigencias derivadas de la transparencia, si a un ciudadano se le solicita exclusivamente el número de su teléfono móvil, y el mismo se emplea para enviarle SMS’s o whatsApp’s sin que haya prestado su consentimiento para recibir mensajes por medios de estos nuevos canales. Tal vez, en este sentido, el correo electrónico tiene una mayor proyección, y nadie duda de que no se pueden enviar mail´s a una persona sin el previo consentimiento del destinatario.

Por todo ello, parece recomendable desde la nueva perspectiva del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea, hacer más transparente la información que se proporciona a un consumidor, no sólo sobre sus datos personales que van a serle solicitados, sino especialmente el uso que se va a llevar a cabo de los mismos, y ello, tal como ha quedado dicho, es muy relevante sobre los canales de comunicación y acceso que se van a utilizar en las relaciones comerciales y jurídicas que van a ser entabla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: