PUYOL-ABOGADOS BLOG

LAS NUEVAS STARTUPS FINANCIERAS

Nov
20

Fintech, que es una contracción de las palabras inglesas finance y technology, constituye un dominio de actividad en el cual las empresas utilizan las tecnologías de la información y la comunicación para crear y/u ofrecer servicios financieros de forma más eficaz y menos costosa. ​

Por extensión, el concepto de “fintech” se utiliza también para designar las empresas que ofrecen productos y servicios englobados en este dominio.

Las Fintech son generalmente startups expertas en nuevas tecnologías que quieren captar parte del mercado dominado por grandes empresas, que a menudo son poco innovadoras o lentas en la adopción de nuevas tecnologías[i].

Se puede afirmar, que el término “fintech” define a aquellos servicios financieros que se sirven de la tecnología para facilitarle la vida al cliente. Hablamos, por ejemplo, de créditos online, cambio de divisas a través de la red, pagos online, banca digital, etc. En definitiva, de aquellos productos o servicios que ponen en común la tecnología y el dinero.

Las empresas fintech han demostrado, que existe otra forma de gestionar el dinero de los clientes, una forma más veloz, cómoda y transparente. Ofrecen soluciones más rápidas, con menos recursos y empleando menos dinero. Esta revolución ha entrado con fuerza en nuestro país y, a pesar de que estamos bastante lejos de las manejar las cifras de negocio que mueven las startups financieras y tecnológicas de otros estados, la inversión y el crecimiento en este sector va rápidamente en aumento[ii].

Con relación a los tipos de empresas Fintech, y las áreas en las que las mismas desarrollan su actividad, se puede establecer la siguiente clasificación[iii]:

  • a). Financiación de particulares y empresas: Aquí tenemos, por ejemplo, a las empresas de Crowdlending, que son empresas que ponen en contacto a los pequeños inversores con los solicitantes de financiación a través de su web y que los acompañan, analizan, aconsejan, les ayudan a tomar sus decisiones de inversión y que se encarga de cobrar las cuotas al prestamista y de ingresarle al inversor los intereses y el principal de los préstamos en los que invierte.
  • b). Trasferencia de fondos: Antes tenían el monopolio los bancos y por eso cobraban grandes comisiones por transferir el dinero, ahora han surgido multitud de empresas que hacen transferencias a precios muy económicos.
  • c). Asesoramiento financiero y en inversiones: Antiguamente los Bancos también controlaban este sector del asesoramiento, pero a raíz de la aparición de internet y del desarrollo de las nuevas tecnologías de la comunicación, han ido apareciendo empresas Fintech que han ido ocupando este sector del asesoramiento y ahora son muchos los inversores que acuden a ellos antes de realizar sus inversiones para estar bien asesorados y que no les cueste un riñón dicho asesoramiento.
  • d). Pagos y cobros a través de Smartphone y dispositivos móviles: Ya hay un montón de empresas Fintech que permiten al usuario usar su móvil o tableta para poder pagar tus compras, van incluso por delante de la banca tradicional, son líderes en este sector y no paran de crecer el número de comercios y plataformas que te permiten utilizar este medio de pago ágil y novedoso.

Como objetivos fundamentales de las iniciativas Fintech, cabe, a su vez, señalar básicamente, las que se indican a continuación[iv]:

  • a). Ofrecer nuevos servicios financieros con el apoyo tecnológico. Así, se sirven de la comodidad de una aplicación o la atractiva interfaz similar a una red social para brindar a los clientes productos anteriormente reservados a la banca tradicional.
  • b). Añadir valor a los servicios financieros actuales, con un trato más personalizado, detallado e inmediato.
  • c). Ofrecer productos financieros totalmente online, sin necesidad de desplazamiento del consumidor, utilizando los dispositivos inteligentes como intermediadores.
  • d). Reducir de modo eficiente a nivel de costes los servicios actuales.
  • e). Democratizar el acceso a una mayor cantidad de servicios financieros, así como favorecer una mayor transparencia en la oferta financiera
  • f). Utilizar la tecnología para dar mejores soluciones a los servicios financieros.

En el análisis de las compañías Fintech, son muchas las incertidumbres y dudas que surgen con relación a múltiples aspectos con relación a ellas: a su funcionamiento, a sus políticas regulatorias, y a la necesidad de potenciar y al mismo tiempo, concretar las funciones y el papel que las mismas han de desempeñar, enmarcado en la necesidad de fomentar abiertamente el acceso al crédito y los recursos financieros, tanto de los particulares como de las pequeñas y medianas empresas, buscando sobre todo nuevos cauces en los que favorecer el acceso a nuevos servicios vinculados a las políticas financieras y crediticias.

Hoy en día se critica abiertamente la falta de la regulación existente con relación a estos nuevos operadores empresariales, que si bien irrumpen con mucha fuerza en la prestación de servicios financieros, en la mayoría de las ocasiones no sólo están exentos del debido control regulatorio, sino que lo que a veces puede llegar a ser más importante, como es la posibilidad de que lleguen a competir de manera irregular con el sector bancario, el cual tiene unas más que evidentes cortapisas regulatorias y de supervisión por parte de los reguladores nacionales y comunitarios.

Y al hilo de ello, cabe preguntarse si las instituciones europeas están desarrollando con relación a estas nuevas actividades financieras y crediticias, una política coordinada y coherente, que dé satisfacción al vacío regulatorio actualmente existente.

Estas nuevas compañías de carácter tecnológico, han penetrado en el sector financiero logrando crear un nuevo sector amparado en el uso de dichas tecnologías de la información y la comunicación, y, al mismo tiempo, prestando servicios financieros de lo más diversos, que van desde los más tradicionales como pueden ser las propias financiaciones, los diversos sistemas de pagos, las remesas, la asesoría financiera, o los comparadores de productos, hasta aquellos productos todavía hoy ciertamente más novedosos y revolucionarios, como pueden ser el bitcoin y el blockchain.

Consecuentemente con ello, es necesario poner de manifiesto, que las nuevas compañías  Fintech están contribuyendo muy positivamente a la generalización en la prestación de servicios financieros a nivel global, ya que su mercado principal es el sector no bancarizado o sub-bancarizado, lo cual les permite alcanzar sectores de la población donde, por ejemplo, no se cuenta con una sucursal bancaria tradicional, y al ofrecer en su mayoría servicios disponibles en línea, facilitan el acceso a los servicios financieros tradicionales y también a los mecanismos de financiamiento de carácter alternativo.

Hoy en día se puede afirmar que, si bien es cierto que los consumidores han logrado acceder a una mayor y más diversa cantidad de servicios financieros, también lo es el hecho de que en medio de esta diversificación de actividades y procesos existen riesgos que se deben evaluar, gestionar y reducir, y sobre todo prevenir.

En este sentido, los riesgos mayormente identificados en el sector Fintech son las oportunidades que el lavado de dinero y el fraude puede hallar en los procesos no regularizados de estas innovaciones financieras.

Dichas compañías en muchas ocasiones no cuentan con una autorización del regulador para operar en el ámbito financiero, careciendo, por tanto, no sólo de supervisión, sino también de la correspondiente regulación, sobre la base de un marco legal donde operar y prestar sus servicios, encontrándose muchas veces en el límite de lo permisible, o cerca de incumplir la correspondiente normativa. Probablemente, su límite de actuación más importante se encuentra no en la legislación financiera, sino en la propia de los consumidores y usuarios, y ello, con importantes vacíos legales.

Adicionalmente a ello, uno de sus riesgos más frecuentes radica, precisamente, en que las startups en este espacio de actividad, no cuentan con la experiencia necesaria en el manejo de riesgos como prevención de fraudes y prevención de lavado de dinero, situación que se agrava por la indicada ausencia de unos controles severos a semejanza del sector bancario, y que si bien cuentan con toda la experiencia en la parte tecnológica, no así en la correcta aplicación de políticas y procedimientos que les permitan tener la suficiente diligencia para con los clientes, y así conocer a la perfección con quien hacen negocios o a quien otorgan crédito o u otras operaciones de carácter financiero análogo o complementario[v].

Ante este complejo panorama son muchas las soluciones vía análisis que se quieren implementar, a los efectos de dotar de previsibilidad, seguridad jurídica y estabilidad al sistema, y se piensa en la posibilidad de reforzar este modelo potenciando el funcionamiento del mismo mediante la interacción con los consumidores, u otras medidas análogas, que garanticen abiertamente su funcionamiento, teniendo en cuenta, que con toda probabilidad estamos en presencia de un cambio de ciclo en el negocio bancario, donde las nuevas tecnologías están permitiendo el acceso de nuevos operadores, con productos y servicios muy innovadores y diversificados, que dan una visión novedosa frente a la banca tradicional, y donde se prestan servicios más cercanos, ya veces más necesarios a los consumidores, llevando un vacío que tradicionalmente los bancos convencionales no han sabido o no han podido llenar.

Si las nuevas compañías Fintech han venido para quedarse, con ellas deben permanecer las garantías jurídicas adecuadas. Por ejemplo, en materia de protección de datos de carácter personal, se suscita abiertamente la cuestión si en el ámbito de los servicios financieros, propiciados especialmente por esta nueva tipología de compañías se pueden compartir abiertamente los datos de los consumidores, o incluso, que dichas comunicaciones de datos fuera incluso posible con entidades bancarias o financieras de todo tipo.

En este sentido, se debe tener presente, que una cosa es la prestación de nuevos servicios, y otra cosa bien distinta es que, a consecuencia de los mismos, y de la riqueza que los mismos pueden llegar a generar, que ello sirva de justificación para lesionar y violentar los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos.

Cabría preguntarse en tal sentido, que si el nuevo Reglamento General de Protección de datos de la Unión Europea, que se decanta de manera abierta por el empoderamiento de cada persona otorgándole una mayor poder de disposición sobre sus datos de carácter personal, qué lógica jurídica tendría permitir la libre circulación de datos, sobre la base y la justificación de que se trata de nuevos servicios financieros amparados en la evolución tecnológica.

Todo ello debe conducir a pensar que deben ser bienvenidos los nuevos servicios prestados por estas empresas Fintech, pero que al mismo tiempo de manera prudencial y proporcional, las mismas deben ser respetuosas con el régimen jurídico en general, especialmente con la legislación financiera y aquella destinada a proteger a los consumidores, y también en relación con la protección de datos de carácter personal y con el derecho a la privacidad que todas las personas poseen, derechos, en definitiva, a los que debemos prestarle toda la atención jurídica y el respeto posible.


[i] Cfr. Wikipedia. El concepto de Fintech. https://es.wikipedia.org/wiki/Fintech

[ii] Cfr.: ¿Qué son las ‘fintech’ y cómo pueden ayudarnos? Monedo. 29 de enero de 2016. https://www.monedo.es/now/blog/finanzas-personales/que-son-las-fintech-y-como-pueden-ayudarnos/

[iii] Cfr.: Crowdlending.es. https://www.crowdlending.es/blog/que-es-fintech

[iv] Cfr.: TICBeat. “¿Qué es Fintech. Todas las claves para entenderlo”. 9 de julio de 2.016. http://www.ticbeat.com/innovacion/que-es-fintech-claves-concepto/

[v] Cfr.: SANCHEZ, Adrián. “Riesgos y Retos que Enfrenta Fintech”.SG Buzz. https://sg.com.mx/revista/54/riesgos-y-retos-que-enfrenta-fintech#.WhIYkrpFycQ

A PROPOSITO DEL NEUROMARKETING

Jun
04

El “neuromarketing”, consiste en la aplicación de técnicas pertenecientes a las neurociencias, al ámbito de la mercadotecnia, analizando cuáles son los niveles de emoción, atención y memoria que poseen los diferentes estímulos percibidos de forma consciente o subconsciente con la intención de mejorar la gestión de recursos en las empresas sin incrementar los gastos innecesariamente y aumentar los productos que existen en el mercado, así se mejora el bienestar social y se entiende la toma de decisión del consumidor.

Es un tipo especializado de Investigación de mercados que utiliza mediciones psicofisiológicas periféricas y centrales (actividad cerebral, ritmo cardíaco, respuesta galvánica de la piel, etc.) de los sujetos estudiados para obtener conclusiones.

Es un avance dentro de la mercadotecnia, que sigue evolucionando y dando pasos complementarios, en el conocimiento del comportamiento del consumidor [i].

El “neuromarketing” sirve para averiguar emociones inconscientes en el ser humano, y aplicarlas, a cualquier aspecto de la vida cotidiana, principalmente los impulsos que motivan la realización de patrones de compras, al permitir tener un mayor conocimiento del funcionamiento del cerebro, utilizando herramientas de carácter neurotecnológico, revelando, por ejemplo, éxitos o fracasos antes que ocurran, midiendo, las preferencias, las tendencias y los gustos de los consumidores y la comunicación en la mente de los consumidores [ii], y todo ello, como ha quedado dicho se basa en la obtención de respuestas emocionales de carácter no consciente de los clientes, a los efectos de poder tomar las decisiones más adecuadas para cada tipo de negocio, en cada momento.

En este sentido, y a título de ejemplo, los cursos profesionales que se ofertan sobre la materia los justifican en el hecho de buscar la posibilidad de conocer mejor a los clientes, saber o tener el conocimiento más preciso de las circunstancias que llevan a un usuario a detenerse en una tienda o a comprar determinado producto, o por ejemplo, en la determinación de los colores o los olores que se usan para que las ventas suban. Todo ello, define al llamado “neuromarketing” como una nueva disciplina que estudia la aplicación de la neurociencia al mundo del marketing con el objeto de ofrecer una interpretación de la conducta de los consumidores y ofrecer un producto más adaptado a sus necesidades, y por ello, esta nueva rama de actividad se está convirtiendo en una potente herramienta de investigación de mercados cada vez más presente en el mercado actual y con un futuro, ciertamente, prometedor [iii].

Consecuentemente con ello, las razones, por las que se indica que es útil utilizar el neuromarketing, se justifican entre otros, sobre la base de los siguientes argumentos:

  • a). En el hecho de descubrir la respuesta emocional no consciente de los clientes. Para ello, no es necesario contactar con el cliente, para preguntarle sus gustos o preferencias. Por medio de esta técnica, se lograr averiguar de manera efectiva qué están sintiendo en cada momento mientras usan un determinado producto.
  • b). En la posibilidad de detectar las debilidades de cada negocio. Así, mediante el uso de esta técnica se concretan aspectos tan importantes como los inhibidores de compra en puntos de venta, las tareas que generan altos niveles de estrés para los consumidores en tienda online, los llamados “engagement” en publicidad, o, por ejemplo, los impactos emocional a los que están sometidos las audiencias.
  • c). En la obtención de métricas para la toma de decisiones de negocio.  Para ello, el “neuromarketing” permite medir las señales de naturaleza cerebral y biológicas, produciendo el efecto de transformarlas en métricas para la toma de decisiones de negocio, determinando cuestiones tales como la activación emocional, el impacto emocional, o la positividad/negatividad de la emoción.
  • d). Y en la posibilidad de que el fabricante, mediante el uso de estas técnicas se pueda beneficiar de manera ostensible de una tecnología que se encuentra al alcance de cada negocio, y que puede proporcionar más que evidentes beneficios para el desarrollo y el crecimiento de la actividad del mismo. [iv]

En una interesante página web Martinez Bernabéu [v] expone diferentes ejemplos de “neuromarketing”, que se producen en el día a día, y que impactan de una manera muy directa y de forma contundente en las acciones de compra llevadas a cabo por el consumidor, y que hacen referencia a cuestiones en las que de ordinario no reparamos, pero que son ciertamente muy interesantes y a las que es necesario tener un reflexivo acercamiento con relación a las mismas.

Dichas cuestiones van desde la justificación de porqué las ruedas siempre están torcidas en los carritos de la compra en los supermercados; al olor que desprende un obrador de pan en los pasillos de un supermercado, y que atrae poderosamente el olfato del consumidor, como también producen dicho efecto las fragancias y  los perfumes existentes en cualquier perfumería o en un establecimiento concreto y determinado; o la ubicación de los artículos de primera necesidad al final del pasillo, que determinan que cuanto más recorrido efectúe el consumidor con el carrito de la compra a lo largo del establecimiento, más posibilidades tiene de comprar cosas que en un momento inicial, no pensaba o no tenía la intención de adquirir.

Resulta especialmente interesante como una muestra más de “neuromarketing”,  la técnica de colocar en los establecimientos los productos más caros a la altura de los ojos, mientras que los más baratos están en l parte más altas de las estanterías, o el consumidor tiene que agacharte efectivamente para poder cogerlos.

Del mismo modo, cuantas veces escuchamos música en los establecimientos. Si la misma es lenta o tranquila, la idea que se transmite es que el consumidor circule sin prisa por el establecimiento, compre de manera lenta y reflexiva, bajo la premisa, de que cuanto más tiempo pase en el establecimiento, más oportunidades tendrá de comprar, y la factura al final de su acción de compra, siempre será superior.

Dicha música, puede perseguir otros objetivos, y así sucede, por ejemplo, en las tiendas de ropa joven, donde una música más vibrante, tecno o eléctrica incita a otras sensaciones bien diferentes, como puede ser la diversión, irte de marcha, la fiesta, u otras sensaciones análogas, que traen como lógica consecuencia, la incitación a la compra de productos comercializados en las mismas (ropa vaquera, etc.).

Otro ejemplo muy representativo que expone Martínez Bernabéu, hace referencia a lo que el denomina “chiquiprecios”, y que se corresponden con los precios acabados en 9,99, en vez de en 10 euros, y que también provoca y tiene importantes consecuencias en el impulso de compra que provoca en el consumidor.

Finalmente hay que hacer alusión tanto  al llamado “neuromarketing caótico”, como al denominado “neuromarketing visual”.

Con relación al primero de ellos, el “neuromarketing caótico”, esta técnica se utiliza en las tiendas de oportunidades o que se encuentran de rebajas, o en campañas de bajos precios, donde los productos se encuentra a propósito con un cierto desorden, toda vez que las sensaciones que con ello se transmite al comprador es que se encuentra en un momento de compra, donde los productos ofertados se encuentran en unas condiciones que constituyen un auténtico chollo, si se nos permite la expresión, o una oportunidad de compra única por el precio al que se encuentran los mismos, transmitiendo neuronalmente la sensación de que vamos a encontrar productos muy por debajo de su precio habitual.

En lo que atañe al “neuromarketing visual”, el mismo trata de conocer que mira efectivamente el consumidor, y constituye un elemento clave para cualquier marca, empresa o compaña publicitaria. En este sentido, debe tenerse muy presente que los productos en los establecimientos se iluminan en función del interés de venta que los mismos tienen, y que normalmente se encuentran en el propio acceso del establecimiento para llamar poderosamente la atención del consumidor, provocando en el mismo sensaciones ciertamente muy especiales, que inciten finalmente a la acción de compra.

Estos ejemplos, y otros muchos, representan modernos desarrollos de la técnica del neuromárketing, empleadas de manera habitual con toda clase de consumidores, en la venta de la mayoría de los productos, en todos ellos se presentan elementos comunes y reiterados: la sencillez en la exposición del producto, darles a los mismos un poco de vida y de emoción, que los haga aparecer distintos, y que permita, por ejemplo al cerebro de cada persona imaginar lo que no se ve, o permitir que la persona se imagine determinado producto en el mejor de los escenarios posibles. Se dice que las formas orgánicas siempre son bien recibidas, y se pone como ejemplo a los anuncios de Coca-Cola o de Apple, pero también se afirma que el cerebro necesita tocar para creer, o tener una visión física de las cosas para poder adquirirlas, partiendo del hecho que los elementos visuales, pueden ser muy diferentes entre los hombres y las mujeres, ya que mientras que aquellos tienen lo que se denomina una “visión de túnel”, es decir, solo perciben lo que tienen por delante, las mujeres de manera más habitual tienen lo que se conoce como una “visión panorámica”, que se caracteriza por tener un radio de visión mucho más amplio, factores que influyen muy decisivamente en los impulsos de compra de unos y de otros [vi].

Si a estos factores de influencia, les unimos el hecho relativo a que cada vez más las empresas se han dado cuenta de la importancia que tiene el subconsciente en las decisiones de compra, y por ello, crear experiencias es la manera de atraer nuestro subconsciente a sus productos y servicios, es relativamente sencillo comprender que detrás de cada decisión de compra, puede encontrarse un factor de influencia para el consumidor, que posee la virtualidad de ser plenamente inconsciente para el mismo, pero que determina abiertamente su voluntad, pudiendo llegar a condicionarla o determinarla en sobremanera.

Por todo ello, cabe preguntarse si el consumidor es efectivamente soberano en sus decisiones de compra, y si se encuentra realmente protegido ante el empleo indiscriminado de estas técnicas de incitación al consumo, y a la realización de acciones de compra.

En este sentido, constituye un tema de reiterada reflexión, si el hecho de potenciar los consumos de los individuos, lleva consigo un aumento de bienestar para las personas, máxime cuando estas acciones de compra son fruto del empleo de estas técnicas basadas en la creación de impulsos puramente subliminales para incitar al individuo a comprar, aunque dichos impulsos, finalmente, no se correspondan con la finalidad de la compra efectuada, al tratarse de sensaciones oníricas, irreales o fruto de la creación de pasiones subjetivas irracionales que tienen  un carácter puramente temporal o momentáneo.

Cuestiones tales, como ¿dónde está el límite de la legalidad en el uso de estas técnicas, si es que la legalidad tiene algo que aportar con relación a las mismas?, o por el contrario, ¿podemos estar solamente en presencia de valoraciones de naturaleza ética, que en la práctica son y deben ser determinadas y valoradas a su libre albedrío por cada empresa, en la defensa de su marca, de sus productos, o simplemente, de su imagen o reputación?.

Al hilo de ello, cabe plantearse si el consumidor tiene derecho a conocer el empleo de estas técnicas de neuromarketing a modo de etiquetado de cada establecimiento, para poder conocer adecuadamente los impulsos cerebrales insconcientes que están siendo utilizados, y de los que está siendo verdadera víctima directa de los mismos.

Las técnicas avanzan, y debemos fomentar su progreso y desarrollo, pero en paralelo, el individuo no puede quedar abandonado en sus derechos, y todo ello en la necesidad de proteger su identidad como ser humano, y ello para que no termine siendo solamente como un elemento más dentro de los concurrentes y determinantes de las acciones de compra.


[i] Cfr.: El concepto de Neuromarketing. Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/Neuromarketing

[ii] Cfr.: Neurológyca. http://neurologyca.com/?gclid=CjwKEAjw387JBRDPtJePvOej8kASJADkV9TLBVkaVNV02tvOcC7j_46mJ8QJ9XkZoEMRDAnYbumlEhoC0mXw_wcB

[iii] CEF. Curso de Neuromarketin. http://www.cef.es/es/Cursos/curso-neuromarketing.html?web_origen=mgq_cursoneuromarketing&gclid=CjwKEAjw387JBRDPtJePvOej8kASJADkV9TLAjAMcHuIZgm6uE7iMezUWAtZCctKg7AUDYLcz1aHmBoCjHDw_wcB

[iv]Cfr.: Flat 101. Digital Business “¿Por qué utilizar el neuromarketing?”. https://www.flat101.es/optimizacion/servicio-neuromarketing/?gclid=CjwKEAjw387JBRDPtJePvOej8kASJADkV9TLPBYc41eyL3Z0CMmXd5rGTYkQJagE4Vvm_ikdm8yHoxoCz17w_wcB

[v] MARTINEZ BERNABEU, Iván. “8 ejemplos de neuroMakerting en tu día a día”. https://ivanmb.com/que-es-neuromarketing-utiliza/

[vi] Innokabi. “Neuromarketing. 12 claves y 5 ejemplos para tu empresa”. http://innokabi.com/si-tus-campanas-no-funcionan-como-antes-unete-al-neuromarketing/

¿QUÉ ES EL FUNDRAISING?

Mar
28

Hoy en día, debe tenerse presente que el crecimiento del Tercer Sector en las sociedades desarrolladas es un hecho absolutamente incuestionable. Se han multiplicado las entidades no lucrativas, las organizaciones no gubernamentales, instrumentándose en nuestro país por medio de asociaciones o de fundaciones. Consecuentemente con ello se hace necesario que las mismas se sostengan desde el punto de vista económico y analizar técnicamente como captan sus recursos financieros.

Consecuentemente con ello, nace el concepto de “Fundraising” que hace referencia al conjunto de acciones desarrolladas para la captación de fondos. Se puede llevar a cabo a través de la solicitud de donaciones de particulares, de empresas, de fundaciones benéficas o de agencias gubernamentales. Dicho concepto está integrado básicamente sobre la base de técnicas de marketing, negociación, redes y contactos, entre otros factores de influencia, dirigidos, como ha quedado dicho, a la captación de fondos y recursos[i].

Dichos recursos suelen ser fundamentalmente de carácter financiero, y finalmente dinero metálico, aunque también puede tratarse de otros bienes o derechos. Incluso desde una perspectiva más amplia no debe descartarse que el “Fundraising” consista en el reclutamiento de voluntarios para que presten servicios con determinadas finalidades de carácter social.

Las solicitudes de donaciones a través del teléfono o de otros instrumentos de comunicación, representan una fuente creciente importante de ingresos para las ONG’s, y otras organizaciones sin ánimo de lucro. No obstante, ello hoy en día estas solicitudes no solamente abarcan cuestiones de índole social, sino que también estas prácticas se han extendido a la cultura al deporte, y a otros muchos ámbitos de la sociedad.

Son varias las consideraciones previas que tenemos que tener en cuenta a la hora poner en marcha una estrategia de captación de fondos. Aquí se presentan cuatro reflexiones que, a estos efectos, son determinantes de la implementación del “Fundraising”:

  • a).  La causa. A la hora de identificar el proyecto objeto de captación de recursos, es fundamental que el mismo responda a necesidades sociales concretas y del “momento”, es decir que la causa despierte el interés y conecte con los y las potenciales donantes.
  • b). El universo donante. Establecer una estrategia en base al público objetivo al que nos dirigimos, es decir las acciones de “Fundraising” han de poner el foco de atención en el potencial donante: personas socias, personas usuarias, redes familiares, jóvenes, mayores, sociedad en general, sector empresarial (pymes, grandes empresas, fundaciones de empresas, etc.).
  • c). La estrategia. Acercar a las más próximas y acercar a las más lejanas. Identificada la causa susceptible de ser apoyada y el público objetivo, es el momento de planificar una estrategia, esto es, de trazar la hoja de ruta y preparar el equipaje para una larga expedición.
  • d). La coherencia. No perder de vista el horizonte de la organización. Los tres pilares previos requieren de un último pilar fundamental que tiene que ver con la coherencia entre la estrategia de “Fundraising” y la misión de la organización. Las acciones de captación de recursos han de responder en última instancia a la razón de ser de la organización y han de estar supeditadas a ésta.[ii]

El “Fundraising”, por otra parte, requiere siempre una planificación estratégica a largo plazo. En la elaboración de dicha planificación encontramos las siguientes fases:

  • a). Análisis de la situación actual de la entidad. Se trata de un análisis útil para conocer la filosofía e intereses de la entidad y las posibilidades o riesgos existentes en la realización de los mismos.
  • b). Fijación de una visión común. Esta visión debe ser delimitada por una mayoría suficientemente representativa de las personas que pertenecen a la entidad, ya sean empleados, voluntarios o miembros de un patronato, con el fin de que pueda identificarse con él.
  • c). Identificación del posible donante. Se trata de hacer un estudio de mercado para fijar el perfil del donante que mejor se ajusta al objetivo marcado.
  • d). Establecimiento de la estrategia de Fundraising aplicable a la consecución del objetivo anteriormente marcado.
  • e). La realización de los métodos ya establecidos para captar y mantener donantes[iii].

Las posibilidades para captar fondos pueden ser infinitas, aunque estas son algunas de las más comunes:

  • a). Cara a cara (face to face). Se trata de uno de los métodos más utilizados y más efectivos para este fin. Se suele llevar a cabo en la vía pública, en comercios o, incluso, puerta a puerta.
  • b). Internet: Con la llegada del 2.0, las posibilidades se han ampliado y las campañas en redes sociales o medios de comunicación son ahora una constante.
  • c). Vía telefónica
  • d). La captación de instituciones públicas o empresas.
  • e). Los miembros que ya donan y que intentar captar a alguien de su entorno.
  • f). Las ventas de las propias ONG’s o entidades no lucrativas (ENL’s)
  • g). Institucional: se realiza a través de la captación de recursos de instituciones públicas o de empresas privadas (subvenciones, mecenazgo, donaciones de bienes, etc.).
  • h). Crowfunding: campañas realizadas a través de las redes sociales[iv].

Esta nueva técnica constituye un evidente avance en el mundo social, para el cumplimiento de fines solidarios, dentro de sociedades muy avanzadas, cada vez más preocupadas y concienciadas por el desarrollo y la importancia de estas actividades.


[i] Cfr.: ¿Qué es el Funraising?. Observatorio del Inversor. Andbank. http://www.andbank.es/observatoriodelinversor/que-es-el-fundraising/

[ii] Cfr.: “Los pilares del Fund-Raising, the strategy for raising funds for your cause”. Octubre de 2.013.

[iii] Cfr.: BURKARDT, Ulrike. “El Concepto de fundraising y su aplicación a las donaciones monetarias procedentes de particulares”. http://www.josebatiz.com/Unidad%201/No4.pdf

 [iv] Cfr.: BBVA. “Fundraising: definición, métodos y aspectos de actualidad”. 27 de febrero de 2.015. https://www.bbva.com/es/noticias/asuntos-sociales/fundraising-definicion-metodos-y-aspectos-de-actualidad/

A %d blogueros les gusta esto: